5 cosas que quizás no sepas de Nueva Helvecia

Fue fundada por inmigrantes suizos

La ciudad tiene unos 12 mil habitantes. Fue fundada en 1862, fecha en la cual llegó el mayor contingente de inmigrantes europeos -principalmente suizos- que escapaban de las hambrunas en el viejo continente, de ahí el nombre original. Recién llegados a esta zona del país, la mayoría se dedicaron al trabajo en el campo, aportaron sus conocimientos creando nuevas industria. La quesería es una de las producciones tradicionales que hoy se mantienen con gran vigencia en la ciudad y en general en esta región.

Un misterio sin resolver

El Molino Quemado, ubicado sobre el arroyo Rosario, en un monte natural de variada flora silvestre, fue construido en 1875. El 7 de marzo de 1881 amaneció bajo las llamas. Una muerte no aclarada, un suicidio y un misterioso incendio dan pie a las leyendas de fantasmas y aparecidos que circulan en la zona. Hoy es un lugar que es elegido para que las familias puedan disfrutar el entorno natural que ofrece el lugar, también de su rica historia. En 2017, se estrenó una película documental uruguaya sobre este Monumento basada en entrevistas realizadas a distintos pobladores de la localidad. La película se lama “El molino quemado», fue dirigida por Martín Chamorro, Micaela Domínguez y Cecilia Langwagen.

Bierfest

En cada mes de diciembre, miles de locales y también turistas se congregan en torno a la fiesta más tradicional que tiene la ciudad. Se trata de la Bierfest (Fiesta de la Cerveza) en la cual se realizan espectáculos musicales, desfiles, comidas y competencias típicas que recuerdan a los primeros colonos. Algunos de ellas son el concurso de cinchadas, leñadores y el campeonato de tulipas.

Calle conmemorativa (Historia Reciente)

La profesora Nibia Sabalsagaray Curutchet, nacida en Nueva Helvecia en 1949, fue una de las víctimas que dejó la dictadura cívico-militar. La junta departamental de Colonia resolvió nominar con su nombre a la calle Colón. En la intersección de dicha calle y Ana G. de Greising, en 2005 se instaló un monumento que recuerda a esta mujer de personalidad afable, carácter y excelencia de sus estudios, cuya familia está arraigada en la colonia.

Angel de la muerte

El nombre de Josef Mengele siempre ha sido sinónimo de sadismo y crueldad. Conocido también por el apodo de «Ángel de la Muerte», este médico nazi realizó durante años despiadados experimentos en humanos con la firme intención no sólo de erradicar a los que consideraba «inferiores», sino también de buscar la perpetuación y proliferación de la raza aria. Tras la caída del nazismo, Mengele fue uno de los tantos criminales del régimen que buscó refugio en América. Los datos recabados por el investigador uruguayo Héctor Amuedo, señalan que por en julio de 1958, estuvo en Nueva Helvecia, en una finca situada en las cercanías del Hotel del Prado, propiedad de un constructor de edificios llamado Rotzinger.