5 datos que posiblemente no conozcas sobre Isla de las Gaviotas

El Aerocarril, fallido proyecto, gestado en 1949

La Isla de las Gaviotas, ubicada en la Playa Malvín, no es solamente un símbolo de identidad de este viejo y familiar barrio montevideano. También es un espacio de investigación que siempre ha interesado a oceanógrafos, ornitólogos y biólogos marinos, además de ser testigo de memorables y pintorescas anécdotas como las que a continuación compartimos.

  • Está ubicada a 400 metros de la playa Malvín, se formó por la acumulación de rocas y otros cuerpos marinos.
  • Tiene una superficie de media hectárea de tierra firme, arbolada con palmeras, cañaverales, tamarices, transparentes, arbustos y más de 200 especies herbáceas.
  • Según algunos relatos, en 1893 el marino Sebastián Masaferro naufragó en las rocas durante una violenta tempestad, permaneció varado en la isla hasta que fue rescatado por vecinos malvinenses al cuarto día. Para agradecer el salvataje plantó las primeras palmeras en el territorio insular.
  • Los veteranos todavía recuerdan las robustas columnas que por casi tres décadas permanecieron inertes en la playa  Brava de Malvín. Eran los pilares de un aerocarril inconcluso que nunca llegó a conectar la costa y la Isla de las Gaviotas. La iniciativa, gestada en 1949, durante la intendencia de Germán Barbato, incluía la construcción de restaurantes y jardines. En 1963 comenzó su construcción, que nunca llegó a finalizar.
  • Cuando llegó la hora de colocar los cables para el aerocarril los estudios revelaron que: o debían ser tensados a límites imposibles, o los pasajeros del aerocarril deberían hacer parte del trayecto debajo del agua. Lo demolieron unidades militares cuyos explosivos, acabaron con miles de vidrios de los vecinos, a los que nadie indemnizó.