¡A cuidar el cordón dunar!

dunasUna imagen vale mas que mil palabras. El viento y las lluvias que azotaron la costa este en los últimos días, produjo entre otras cosas, la desaparición de dunas en playas de Maldonado y Rocha.

En el facebook de Agrupación de Guardavidas de Maldonado publicaron una foto de este hecho con una reflexión que realmente nos parece muy válida compartir en nuestro sitio web:

«Ahora se entiende la necesidad de cuidar el cordón dunar? 
Se entiende cuando se protesta cuando una camioneta atraviesa la duna, o cuando los cuatriciclos y motos andan en las dunas, se entiende porque no se debe transitar innecesariamente por las dunas? 
Se entiende porque son importantes las dunas???? Si queremos seguir apostando a un turismo de playa debemos cuidarlas y regenerarlas!!!»

La importancia de las dunas

Nuestros abuelos recordarán que varias décadas atrás, las costas uruguayas gozaban de grandes campos de dunas y playas anchas. De Montevideo hasta el Chuy, la franja costera era, prácticamente, solo arena. Algunos puntos tenían más dunas que otros, pero en todos hubo que forestar la zona y quitar arena antes de crearse los balnearios como los conocemos hoy. Por eso, muchas playas ya no tienen dunas (en ciudades como La Floresta o Punta del Este no hay casi rastros de aquellos arenales) y otras están perdiendo arena progresivamente.

Por suerte, hay algunas zonas de nuestra costa en las que se aún se preserva el sistema dunar. En Cabo Polonio y Valizas alcanzan más de 30 metros de alto y fueron declaradas patrimonio natural de esos balnearios. Otras se conservan en la Playa de La Viuda en Punta del Diablo o en El Pinar, más cerca de Montevideo. Recorrer cualquiera de estos paisajes es una experiencia única. Pero, lamentablemente no siempre se respetan como merecen y el extendido uso de jeeps y cuatriciclos está generando serios daños al ecosistema dunar.

Además de enmarcar panoramas increíbles, las dunas cumplen un rol muy importante para el medio ambiente. El paso de los vehículos no solo contamina la arena, el aire y el agua, sino que también puede hacer que desaparezcan por completo. Esto es porque las ruedas rompen las raíces que crecen en las dunas y que las mantienen en pie, entonces se erosionan fácilmente ya que no tienen sostén frente al efecto del viento o del mar.

Por su importancia ecológica, las dunas en Uruguay están protegidas por la ley. Tal vez muchos desconocen la existencia del artículo 29 del Decreto N.º 100/91 del Reglamento de uso de espacios acuáticos y costeros y portuarios o el artículo 452 de la Ley N.º 16.736 aprobada en 1996. Estas normas prohíben y penalizan a quienes circulen con vehículos no autorizados sobre las dunas y las playas.

Una mayor presencia del Estado para hacer cumplir la ley que las protege, más trabajo de concientización y alternativas turísticas para disfrutar las dunas, son claves para que este bello patrimonio natural se mantenga intacto. Todos tenemos el compromiso y podemos ayudar a que las únicas huellas que queden sean los recuerdos de nuestras vacaciones.

Fuente consultada: casaseneleste.com