DÍA 16 – Paseando por Trinidad

Domingo 13 de octubre de 2013.

Con ganas de seguir conociendo más sobre Flores, bien tempranito nos levantamos a desayunar con Eugenia y planificar cual sería el próximo destino.

Desde la mesa donde estamos instalados, se pueden escuchar las cumbias y plenas que acompañan constantemente desde la recepción del Hotel Potenza. Sobre el monitor de la computadora allí ubicada, se encuentra pegado un adhesivo de Uruguay Alternativo, lo cual nos genera una alegre sorpresa y despierta nuestros comentarios.

Tras un desayuno express, nos pusimos a conversar con Mariela (encargada del hotel) sobre el proyecto y conocimos su interesante historia de vida. Entre tantas cosas, nos cuenta que ha vivido y viajado por varios lados, que también tiene casa en Piriápolis, pero que desde que se instaló en Trinidad “no cambia por nada esta ciudad”.

Le comentamos sobre la intención de ir hasta las Grutas del Palacio, pero nos responde que no existe mucha frecuencia de ómnibus para llegar hasta allí. “¡Cómo se extrañan las bicis!”, nos lamentamos con Eugenia. De haberlas podido traer con nosotros, hubiéramos disfrutado el trayecto de 45 kms de distancia que existen hasta aquel lugar tan emblemático para los porongueros.

Es una realidad que faltan servicios de transportes para llegar a lugares de interés turístico, o por lo menos es una carencia bastante común que hemos visto en ciudades del interior del país que venimos visitando con El Gran tour.

En líneas generales, no queda otra que manejarse con vehículo propio. En Trinidad tampoco hay quien te alquile bicicletas, otro servicio que sin dudas sería muy interesante para los visitantes o turistas que hasta allí lleguen, más aun teniendo la ciclovía que lleva hasta la Reserva Tálice.

Al fin y al cabo, hoy no sería entonces el día para conocer uno de los íconos que hacen a la identidad del departamento. Por lo cual decidimos irnos a tomar unos mates en el Parque Centenario (ubicado a la entrada de Trinidad), una actividad tradicional de quienes habitan esta ciudad y sobre todo los domingos.

El sol poco a poco se siente bien primaveral y lentamente los locales van cayendo al parque, algunos a pie, otros en moto y en auto, para disfrutar de una tranquila mañana.

Siempre con el mate bajo el brazo, nos dispusimos a disfrutar de la sombra y el aire limpio que los árboles brindan y lentamente comenzamos a movernos hacia las afueras de la ciudad para visitar la vieja estación de AFE, convertida desde 2004 en el Museo departamental “Fernando Gutierrez”´. Allí nos recibió su Directora, Teresita Lutz, con quien recorrimos las instalaciones (ver más abajo).

Luego de la visita al Museo, volvimos al centro de Trinidad, ésta vez con la intención de averiguar horarios de ómnibus para ir a visitar los Parques Andresito y Bartolomé Hidalgo situados sobre la costa del Río Negro en la triple frontera departamental: Flores, Río Negro y Soriano.

Un coche de Agencia Central nos llevaría hasta las inmediaciones del parque Andresito, donde no se veía mucho movimiento. El lugar contagia mucha paz, y lo único que atinamos hacer fue tirarnos en el pasto respirando la calma que el sereno río del hum genera. La tranquilidad permanece de forma casi constante, y solo es interrumpida por los parlantes desde donde surgen la cumbia y el reggaetón de algunos autos que de a poco van llegando.

Cruzamos el puente para ingresar a otra de las áreas del Geoparque Grutas del Palacio: el Parque Bartolomé Hidalgo. La particularidad aquí es el cartel que da la bienvenida a Soriano, sin embargo la administración corresponde a Flores.

Nos adentramos unos kilómetros por camino de balasto hacia la costa de dicho parque. Aquí se percibe aún mayor tranquilidad que del otro lado. El paisaje es espectacular, y encima la luna que comienza a asomar, le da un toque más especial al momento. La noche se acercaba, y si bien la temperatura bajó, elegimos quedarnos otro rato más hasta “pegar la vuelta”. Es que la única posibilidad de volver a Trinidad que teníamos, era el ómnibus que aquí pararía, proveniente de Salto.

El lugar es muy oscuro y es difícil hacerse ver a esta altura de la ruta. Pasaron unos siete coches y ninguno paró. Todos hacían señas de luces que al principio no lográbamos interpretar. Posteriormente, nos enteraríamos de que esos coches iban directo de Salto a Montevideo, por lo cual lógicamente no iban a detenerse. Finalmente llegó nuestro coche que iba lleno y con mucha gente parada.

Tras una jornada sumamente disfrutable, volvimos al Hotel Potenza con la satisfacción de seguir descubriendo este departamento, el más chico en territorio y habitantes, pero bien rico  y diverso en propuestas.

Lugar de encuentro de los habitantes locales, rodeado de mucho verde. Cuenta con canchas de voleibol, tenis, basquetbol, y hasta una gran piscina abierta. Hay parrilleros, mesas y baños, lo cual hace de este punto un buen lugar donde pasar jornadas enteras. Alrededor del mismo se encuentran el Estadio Lavalleja y el Velódromo José Asconeguy.

DSC00390

Edificio de la antigua Estación de AFE, cuya construcción data de 1916. Fue inaugurado en julio de 2004. Cuenta con colecciones diversas entre las que destacan materiales paleontológicos, arqueológicos e históricos de la región.

Tiene tres salas que ilustran diferentes etapas del departamento: desde oficios a restos fósiles encontrados en la zona, entre los que se destacan dos huevos de dinosaurio.

Dirección: Mario Alcides López s/n (Antigua Estación de AFE)

Teléfonos: (598) 4364 6964

E-mail: mfgimflores@gmail.com

Video del museo: https://www.youtube.com/watch?v=vqSWw4BrbLM

DSC00463

Aquí se ubicaba originalmente el pueblo Andresito, pero la construcción de la represa de Palmar en 1980 obligó a reubicarlo a 3 kms de aquí, ya que las casas y los antiguos puentes quedaron bajo agua. De hecho, aún se pueden observar los restos del puente cuando el lago está bajo como también varios esqueletos de árboles. Aquí se realiza anualmente el Festival “Andresito le canta al país” que reúne a miles de locales y turistas. Hay zona de camping, un parador y cabañas municipales para alquilar.

DSC00509

Ubicado dentro de los límites de Soriano, pero administrado por la Intendencia de Flores se encuentra este parque cuyas rocas se formaron por la acumulación de arenas de ríos que corrían hacia el norte del país, hace unos 280 millones de años. Se destaca la famosa roca “Lagarto de piedra”, producto del desgaste que el agua provocó durante tantos años.

Contacto: (00598) 4360 4283 (Javier Mayero).