DÍA 8 – Pa´ Florida me voy

Jueves 16 de junio de 2013. La mañana se presentaba bien fría. Prueba de ello, era la escarcha que blanqueaba nuestro auto alquilado. Lucía, acostumbrada al asfalto de la capital y expectante de poder ver un amanecer en el campo, fue la más madrugadora (y única valiente) que se animó a pedalear para ver el espectáculo.

El resto, optamos por resguardarnos un rato más debajo de la torre de frazadas que nos cubría.Los que estábamos en las camas de arriba, éramos los que más sufríamos el frío, que penetraba intensamente por el techo de chapas de aquella cabaña. Me levanté y me abrigué tipo esquimal, para salir afuera, donde me instalé a escribir anécdotas del viaje.

Sobre las nueve de la mañana nos dirigimos hasta el Náutico, donde nos encontramos con Daniel, profesor de remo del club, quien la noche anterior nos había invitado a pasear en canoa por el río Santa Lucía.

Así fue que nos dividimos los seis viajeros y comenzamos la travesía por el río. En algunas partes, el color del agua desata nuestros comentarios, sobre todo recordando las recientes denuncias por contaminación que hay en esta zona, donde paradójicamente, se encuentra la planta potabilizadora de OSE más importante del Uruguay.

Algunos de los vecinos con los que hemos hablado, nos comentaron que además de la contaminación por la actividad agropecuaria y frigorífica, el proceso de decantación que realiza OSE, genera “agua barrosa con color negro intenso” (sic). En busca de más respuestas, tras finalizar nuestra travesía en canoa, nos dirigimos hacia la planta para saber más, pero lamentablemente nos impidieron ingresar.

Con los primeros rayos de sol, Eugenia, Lucía y Ayrton fueron los primeros del grupo en inaugurar el pedaleo en este tour. El destino sería Santa Lucía, a unos 10 kilómetros de Aguas Corrientes. Allí dejaríamos a Sebastián, que por razones laborales, debía volver a la capital.

La tarde se empezó a tornar gris, por lo cual cargamos de nuevo las bicis y con todos arriba del auto, tomamos la ruta con destino a Florida.

Rumbeando por la ruta 77 pasamos por 25 de agosto (el último pueblo adonde llegan los trenes de pasajeros) ubicado en el suroeste del departamento. La siguiente parada sería Cardal, lugar donde se inauguró el Plan Ceibal (lo cual es destacado en cartelería a la entrada del mismo). Frente a la vieja estación de trenes almorzamos, y luego sacamos algunas fotos del lugar. Otro pueblito más donde los viejos vagones abandonados, contagian una especie de nostalgia por una historia que no forma parte del pasado de los que hasta aquí hoy hemos llegado. Sin embargo, al igual que como me pasó en Mal Abrigo el tour anterior, busco recrear en mi mente el movimiento que muchos años atrás, el tren aquí habrá generado.

Con el correr de la tarde, volvía el frío y no parecía haber otra opción que seguir el viaje hacia la ciudad de Florida. Sin embargo, mucho nos habían hablado de este pueblito por lo cual nadie se negó a la idea de volver a visitarlo el día siguiente.

Hicimos una parada por visitamos la represa de Paso Severino, donde existe un parque con buena infraestructura para desarrollo turístico (poner link). Cada tanto, este lugar recibe a grupos del programa Turismo Social que el Ministerio de Turismo viene llevando adelante desde hace algunos años.

En la ciudad capital, nos encontramos con el Director departamental de Turismo,  Gervasio Martínez, y el asesor en la materia, Néstor Barreto. Ellos nos brindaron información sobre lugares para conocer y recorrer en el departamento durante nuestra estadía. La atractiva e importante oferta que Florida propone, resulta sumamente tentadora.

Después de instalarnos en una de las preciosas cabañas municipales ubicadas en el Parque Robaina, nos fuimos a cenar a una pizzería céntrica donde nos divertimos con la música de la banda local “Generación X”.

Florida nos recibió hospitalaria y con la promesa de asombrarnos con lugares e historias que estas tierras esconden.

DSC_0259

El Centro de Recreación de Paso Severino, está ubicado en zona de particularidad ecológica dado la variedad de flora y fauna que alberga. Se ubica en el kilómetro 8 de la Ruta 76, departamento de Florida.

La infraestructura se extiende sobre el Río Santa Lucía Chico, donde está ubicada la represa de Obras Sanitarias del Estado (OSE); obra de relevancia para nuestro país ya que es la principal reserva de agua dulce destinada a la potabilización del agua para la población de Montevideo y el área metropolitana (60% de la población del país).

A comienzos de la década del 80, la edificación de la presa requería un obrador que albergara al personal que la construiría. Las instalaciones iniciales fueron barracas compuestas de techos livianos y revestidos con materiales económicos, pensadas exclusivamente para el tiempo que demandara la obra.

Finalizado el trabajo, el personal asignado al obrador promovió acciones para darle continuidad a la infraestructura creada y dotarla de servicios como centro de recreación para funcionarios/as de OSE.

En noviembre de 1985, el Directorio de OSE encomienda efectuar acciones para “convertir en parque de vacaciones el actual obrador”. El la semana de turismo de 1990, comienzan a funcionar las antiguas habitaciones de las barracas como hospedaje del parque de vacaciones para los funcionarios/as. En el año 1992, el Centro de Recreación Paso Severino comienza a abrir sus puertas a la comunidad; recibiendo visitas de particulares, instituciones educativas, deportivas y culturales.

El parque cuenta con piscinas, salón para eventos, parrilleros, canchas deportivas, entre otros servicios. Además, hay cabañas totalmente equipadas para disfrutar en pareja y/o familia.


Por más información visitar http://www.pasoseverino.com/