Sierras de Mahoma

Las Sierras de Mahoma no son simplemente piedras y árboles como mucha gente se imagina y ve desde la ruta. A veces somos los propios pobladores quienes “por estar cerca” no le prestamos la atención suficiente al lugar en el cual vivimos. Sin embargo, el conocimiento que uno ha ido adquiriendo con estudiosos geólogos, geógrafos, botánicos y arqueólogos es lo que me ha servido para aprender e indagar sobre este lugar con los conocimientos de los historiadores, pieza fundamental de los relatos que uno hace en el lugar: desde nuestros indígenas con las pinturas rupestres e utensilios encontrados en el mismo, las historias de la época de Rivera, el tema de la vaquería con los muros de piedra dejados desde viejos tiempos como fiel testigo de lo que aquí sucedió. Tenemos la historia del primer propietario de este lugar -también fundador del pueblo Mal Abrigo- que construyó un mirador sobre la sierra para lo cual cortó el cerro de manera de poder subir en su auto a tomar el té. Por aquí pasó “La Redota” encabezada por Artigas que también supo quedarse en este lugar, según la tradición oral local se maneja que fue en una de las cuevas al pie del cerro más alto de las Sierras. Este lugar es también atravesado por uno de los caminos más viejos de la patria (rumbo a Mercedes) utilizado por la diligencia. Tenemos la vieja estación de ferrocarril (una de las más antiguas) que conserva aún el viejo tanque de agua para abastecer las viejas máquinas a vapor. El lugar cuenta también con una Virgen que vigila las Sierras (cumpliendo el deseo del antiguo propietario), el tercer domingo de cada noviembre con presencia del obispo y cura párroco de la zona se realiza una procesión. Mal Abrigo por su parte posee la vieja escuela donde supo estudiar el poeta más grande de la historia de San José, Wenceslao Varela. Las Sierras y sus alrededores, son sin duda una parte muy rica no solo de la historia de San José, sino también un lugar donde habitan historias valiosas que hacen al rico patrimonio cultural de nuestro país.

*Escrito por Alejandro Mendizábal, habitante, narrador y guía local. Extraído de libro «Un gran Tour al rescate de nuestra identidad» (2018).

¿Sabías que?

Existe una película uruguaya cuya trama tiene que ver con el viaje que tres hombres realizan a un pueblo llamado Malabrigo. Sin embargo, la historia no se desarrolla en el pueblo maragato, sino que simplemente se trata de un lugar ficticio para el cual se usó un nombre similar. La película se llama “Una noche sin luna” (2014) y tiene como actores principales a Roberto Suárez, Marcel Keoroglián y el argentino Daniel Melingo.