Turismo sustentable para reducir la pobreza

DSC_1369Recientemente se ha publicado un artículo en Infobae que señala la necesaria relevancia del turismo sustentable como modelo de desarrollo de las comunidades. Según datos del Consejo Mundial de Viaje y Turismo (WTTC por sus siglas en inglés), en 2015 el sector turístico creó más de 107 millones de empleos directos y apoyó, directa o indirectamente, un total de 284 millones de empleos.

Viajes y turismo explica el 10% del PIB mundial, uno de cada once empleos del mundo, el 6% del total de las exportaciones en los países menos desarrollados, el 30% de las exportaciones globales de servicios y el 6% del comercio internacional.

Estas cifras ponen de manifiesto la importante contribución que el turismo hace al empleo y el PBI. Es necesario garantizar que el crecimiento y el desarrollo de este sector sean sostenibles, responsables desde el punto de vista social y que generen oportunidades de trabajo decente.

La importancia de Internet y Redes Sociales

Por otra parte, el impacto de las nuevas tecnologías, la expansión de Google, la llegada de las agencias de viajes en línea, los sitios editoriales, el nuevo papel de las redes sociales y la proliferación de plataformas (P2P) han venido a potenciar al máximo el uso de modalidades alternativas de oferta de alojamiento y gastronomía. En muchos casos, estos vienen basando el giro de sus negocios en figuras jurídicas creadas para otros fines, sumado a la existencia de modalidades de alojamiento y gastronomía que en algunos casos no se ajustan a derecho o no están contempladas en las legislaciones respectivas; este escenario afecta a la hotelería y la gastronomía formal y legalmente establecidas.

Asimismo, el empleo generado por la industria de la hospitalidad es decente porque respeta los derechos laborales de los trabajadores, les da un ingreso justo, la seguridad en el lugar de trabajo y la protección social para el trabajador y su familia. Todo aquel empleo que no cumple con esas condiciones no puede ser calificado de decente y por lo tanto no contribuye en forma alguna con la reducción de la pobreza.

Fuente: Infobae (noviembre, 2016)