Visita nocturna al Palacio Salvo

De la mano de guías nucleados bajo la propuesta “Montevideo +Paseos” se puede, entre otros lugares de la capital, recorrer el histórico Palacio Salvo ubicado en la esquina de 18 de julio y Plaza Independencia. El circuito está a cargo de quienes habitan en el edificio.

Recientemente tuvimos la oportunidad de conocer esta magnífica obra en un tour muy especial ya que elegimos la opción de hacerlo a la noche. El recorrido incluye diferentes pisos donde se encuentran lugares destacables o pintorescos de la construcción (como la Casa del Billar en el piso 2). Espacios donde se han suscitado cientos de anécdotas relacionadas con apariciones mágicas, visitas y habitantes ilustres -como Idea Vilariño- o donde se ubican pinturas con mucha simbología. El final del recorrido es de lo mejor, cuando se ingresa al mirador ubicado en el piso 23 donde se observa una inmejorable panorámica de la ciudad.

Sobre el edificio

Este emblemático edificio de estilo Art Decó ecléctico fue construido por el arquitecto italiano Mario Palanti a pedido del empresario Ángel Salvo. Su diseño estuvo inspirado en la Divina Comedia de Dante.

El Palacio Salvo de 105 metros de altura fue inaugurado el 12 de octubre de 1928, siendo la edificación más alta de Sudamérica hasta el año 1935. El mismo fue construido donde alguna vez estuvo ubicada la confitería La Giralda, lugar donde se tocó por primera vez el tango La Cumparsita, de Gerardo Matos Rodríguez, en 1917.

Palanti dejó dos únicas obras en Uruguay, la segunda fue el edificio donde funcionó durante décadas la tienda París-Londres, ubicado en la ciudad de Paysandú.

Alrededor de 1000 personas viven en este maravilloso edificio declarado Monumento Histórico Nacional, por lo que no es exagerado decir que “un pueblo” habita en el Palacio Salvo.

A Le Corbusier no lo gustó

En 1929 Le Corbusier, uno de los más claros exponentes de la arquitectura moderna por aquellos años, visitó Montevideo. Fue invitado a recorrer la ciudad para contemplar sus edificios y urbanismo. Al pasar por el flamante Palacio Salvo, él suizo lo queda contemplando sin decir nada, cambia varias veces de ubicación y comenta: «Este es el mejor ángulo». Cuando le preguntan si era “para apreciarlo mejor”, responde: “no, es el mejor ángulo para apuntar el cañón».

Pedro, el fantasma bueno que habita el Palacio

Quienes conviven en el Palacio dicen que Pedro es un personaje querible al punto que muchos de los que han vivido allí y se mudan a otro lugar, suelen agradecerle al fantasma antes de irse.

Aseguran que siempre se aparece en el piso 7, que todos los días 29 se deja ver en el entrepiso, que viste sombrero y tapado de época. Que, a diferencia de los otros, es un fantasma bueno: le atribuyen hechos extraordinarios como el arrepentimiento de un ladrón y la advertencia de un incendio. Hay quienes no creen en el fantasma del Salvo, pero no hay nadie que viva allí que pueda escapar de su historia.

Ver Galería de imagenes 

Contacto

Para hacer este circuito con diferentes horarios y opciones, comunicarse a estas vías de contacto:

+598 99 949 931 | email: mananasenelsalvo@gmail.com | Facebook: visitasenelsalvo